mayo 5

La Flora Intestinal

Formación / Información, Hábitos Saludables

0  comments

Si hablamos de la flora intestinal, tenemos que empezar con aquellas bacterias, que cohabitan con el ser humano, dentro del propio organismo: los probióticos y los prebióticos.

Las bacterias intestinales, que habitan sobre todo el colon, constituyen parte de la flora intestinal (ahora llamada microbiota intestinal) y crecen a expensas de los alimentos que no han sido digeridos (fibra fundamentalmente), así como de las secreciones digestivas (pancreática, intestinal), y descamaciones intestinales (células intestinales muertas). 

Estas bacterias actúan sobre aquellas fracciones que no han sido digeridas, produciendo fermentaciones y putrefacciones, generando gases y diversos compuestos, muchos de los cuales tienen efectos beneficiosos. 

Entre las bacterias intestinales, las hay beneficiosas para nuestro organismo (bifidobacterias, lactobacilos), mientras que otras pueden resultar nocivas (ciertas enterobacterias).

Las bacterias beneficiosas son las responsables en gran medida del buen funcionamiento del intestino, y del mismo modo, están relacionadas con los mecanismos de defensa del organismo, frente a infecciones y agentes productores de cáncer. De la misma manera, impiden el crecimiento de bacterias intestinales y neutralizan aquellas que pueden resultar nocivas. 

Al conjunto de bacterias que se consideran saludables y que se ingieren a través de alimentos diversos se les denomina genéricamente probióticos.

Generalmente, todos los productos que aparecen en el mercado a base de este tipo de bacterias, ya sean lactobacilos o bifidobacterias, son inocuos y además saludables, ya que contribuyen al mantenimiento de un intestino sano, repercutiendo así, en nuestro estado de salud global.Recientemente se está prestando una especial atención a la existencia de ciertos compuestos de la dieta, que favorecen específicamente el desarrollo de la flora beneficiosa o probióticos. Estas sustancias reciben el nombre genérico de prebióticos, pudiendo citarse como ejemplo determinados fructooligosacáridos, galactooligosacáridos, nucleótidos (azúcares provenientes de diferentes fuentes como la fruta o en los productos lácteos).

About the author 

Ainara Loga

Mujer que convive con una alergia y una intolerancia desde los 21 años. Durante todo este tiempo he aprendido a adaptar mi dieta a esta restricción alimentaria y diferentes consejos de como cocinar y almacenar la comida. Uniendo mi misión de ayudar a las personas con esta vivencia... Cree Loga donde ayudo a las personas a adaptarse en su dia a dia a estas restricciones alimentarias.

You may also like

El hígado

Las Glándulas salivales

Las glándulas anexas

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!