¡Compártelo!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

La vesícula biliar es un saco en forma de pera que mide entre 7 y 10 centímetros de longitud y 3 centímetros en su punto más ancho. Está situada en la cara inferior al hígado y unida a él, e interviene en la asimilación del quimo en el organismo.

Se trata de un órgano no vital que almacena y concentra sales biliares que ayudan a la absorción de lípidos y sus nutrientes para el funcionamiento del organismo.

Su función primordial es almacenar bilis, un líquido producido por el hígado para digerir los lípidos. Cuando el estómago y el intestino digieren los alimentos, la vesícula biliar libera bilis a través de un tubo denominado conducto biliar común que conecta esta y el hígado con el intestino delgado.

La segregación de la bilis por la vesícula biliar es estimulada por la ingesta de alimentos, sobre todo cuando contiene carne o grasas, en este momento se contrae y expulsa la bilis concentrada hacia el duodeno.

La bilis es un líquido de color pardo verduzco que tiene la función de emulsionar los lipidos, produciendo micelas (microesferas) y facilitando así su digestión y absorción, además de favorecer los movimientos intestinales.

Las enfermedades que pueden hallarse en la vesícula tienen que ver con patologías benignas (presencia de cálculos) y malignas (presencia de pólipos o lesiones cancerosas).

La vesícula biliar es más conocida por los potenciales problemas que puede ocasionar; por ejemplo, los cálculos de sales biliares (piedras pequeñas) que obstruyen la vía biliar y generan patologías inflamatorias que, en algunos casos, pueden eliminarse con medicamentos, y en muchos otros deben tratarse quirúrgicamente.

Las situaciones que retrasan u obstruyen el flujo de la bilis provocan enfermedades de la vesícula biliar como la inflamación de la misma.

A la inflamación de la vesícula biliar se le llama colecistitis y a la presencia de cálculos en dichas vías, colelitiasis. Las vías biliares, además de obstruirse, pueden ser asiento de tumores.

La hipersensibilidad de la vesícula cursa con un dolor muy característico que se localiza en el punto cístico de Murphy.

Colangitis: La colangitis o sepsis biliar, y se refiere a una inflamación y/o infección de los conductos hepáticos y biliares comunes asociados con la obstrucción del conducto biliar común.

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email
Share on whatsapp

Deja un comentario

Descarga mi Ebook gratis: La Mento-ría

Describe cómo tu recurso gratuito va a a aportar valor a quienes se lo descarguen. Habla a tu nicho. Proin lobortis, ante quis vulputate molestie, dui leo euismod metus, id laoreet sapien tortor non ipsum. Aenean quis iaculis justo.