marzo 17

Patologías de la cavidad bucal

Formación / Información, Hábitos Saludables

0  comments

En la boca podemos encontrarnos con diversas patologías y de índole muy diversa, como la caries dental.

Caries dental, es una enfermedad infecciosa prevenible, suele comenzar afectando el esmalte dentario, como consecuencia de un ataque ácido, pero también puede presentarse en la dentina en caso de severa atracción o desgaste del esmalte sobre todo en personas de edad avanzada y / o personas bruxistas.

Las bases morfológicas del diente se componen fundamentalmente de tres tejidos altamente mineralizados: la dentina, el cemento y el esmalte. Con la edad se produce una retracción de las encías con lo que parte del cemento de la raíz también queda expuesta en la cavidad oral.

La caries inicial acaba propagándose a la zona inmediatamente inferior o dentina la cual posee sensibilidad al frío y/o al calor por la exposición de las  terminaciones nerviosas, posteriormente se afecta la pulpa produciendo una pulpitis dolorosa y finalmente se genera una necrosis pulpar con migración de microorganismos hacia el hueso alveolar a través del ápice lo que conduce a un absceso periapical o inflamación séptica alrededor del ápice.

Los microorganismos causantes de la caries son los mismos que constituyen la flora habitual de la boca (estreptococos en sus diversas variedades; actinomyces), estos producen polímeros de glucosa (unión de muchas glucosas) que, junto con las bacterias, proteínas de origen salival y las procedentes del alimento junto a los lípidos, forman una cubierta que se adhiere al esmalte a modo de película constituyendo la “placa dental”.

Esta placa actúa como fijadora de bacterias y proporciona un ambiente bajo en oxígeno lo que propicia el mecanismo fermentador llevado a cabo por los microorganismos. De ellos, el streptococcus mutans que es acidófilo y productor del ácido por fermentación de azúcares proveniente de la dieta, el scrotipo C; principales responsables de la destrucción del esmalte por su capacidad de metabolizar hidratos de carbono en medio ácido y bajo en oxígeno como ocurre en la placa dental.

Al producirse ácidos orgánicos (acético, butírico, fórmico y láctico) como resultado de la fermentación de los carbohidratos disminuye el pH sobre la superficie dentaria hasta 4,5. En este pH se sobrepasa el efecto tapón protector de la saliva y se produce la disolución del esmalte.

Dentro de la patogenia, para que se produzca la caries, es necesario que haya un diente susceptible, unas bacterias productoras de ácido e hidratos de carbono (fundamentalmente sacarosa), además existen factores exógenos y endógenos, que influencian la importancia de las caries donde los factores endógenos destacan los genéticos.

Numerosos estudios avalan un tipo de herencia de tipo multifactorial que predispone a la caries, no todas las placas bacterianas tienen el mismo potencial patogénico, la estructura del esmalte, la composición química y/o grado de mineralización del esmalte determinan su resistencia a la disolución ácida.

En este punto merece especial mención el ion flúor (F) que refuerza el esmalte por sustitución de los grupos hidroxilos (OH-), y de la hidroxiapatita dando como resultado fluorapatita, de mayor resistencia. La saliva produce una función mecánica de arrastre o lavado de los alimentos y la placa dental, por otro lado, tiene capacidad taponadora de los ácidos producidos por las bacterias dado su contenido en sales alcalinas, en último lugar se comporta como sistema antimicrobiano y de defensa gracias a la presencia de lisozima e IgA (Inmunoglobulina A) en su composición.

De este modo la escasez de saliva (xerostomía), debida en ocasiones al uso de algunos fármacos, enfermedades sistémicas, infecciones crónicas o radioterapia en tumores de cabeza y cuello; puede dar lugar a la existencia de caries masiva con patrón de localización y extensión diferente además de un cortejo de alteraciones dentobucales mucho más florido.

Los factores exógenos más importantes son: los azúcares alimentarios fermentables (como glucosa, fructosa, lactosa…y sobre todo sacarosa). El almidón tiene una capacidad cariogénica muy baja, el mayor o menor poder cariogénico de la sacarosa, depende de si se consume dentro de las comidas, donde se atenúa el ataque microbiano o permanece más o menos sola y adherida en la boca, situación de mayor riesgo.

Los fluoruros actúan defendiendo la integridad del diente a través de diversos mecanismos especialmente al reemplazar los grupos ácidos (OH) de la hidroxiapatita formando fluorapatita y la vitamina D que favorece el proceso de mineralización dental .

En la prevención, destacan varias actuaciones, como: la limitación de productos dulces, sobre todo entre comidas, y de alimentos de consistencia adherente o pegajosa, limitación de productos ácidos que contribuyen a la disolución del esmalte, como ácido cítrico (frutas cítricas, ricas en vitamina C) y ácido acético (vinagre).

Es recomendable, el aporte de fluoruro que puede realizarse a través del agua potable, tabletas o gotas de fluoruro, pastas y colutorios fluorados de efecto tópico e incluso a través de alimentos diversos (sal, leche, harina) o chicles con flúor incorporado e higiene bucal. 

La higiene bucal, se puede hacer de dos maneras: el control mecánico de cepillar los dientes después de las comidas (es aconsejable hacerlo unos 15 minutos después) y el control químico que aconseja enjuagues o dentífrico de clorhexidina (si hay heridas y siempre tras el lavado óptimo) que es bactericida. 

Por otra parte, la importancia del cepillado en la prevención cariogénica es mucho menor también que la adecuada fluoración del diente.

La encía, también denominada mucosa gingiva, es el tejido conectivo fibroso que está alrededor del cuello de los dientes y cubre el hueso alveolar. Su función principal es la de soportar y mantener los dientes en su sitio.

La inflamación de este tejido gingival, se denomina gingivitis, y la causa más frecuente de esta,  es una higiene bucal deficiente que favorece la formación de placa en los dientes, causando la inflamación.  La gingivitis puede resultar en un comienzo de caries en la retracción de la encía.

La placa es una película pegajosa invisible que está compuesta mayormente por bacterias y que se forma en los dientes cuando los almidones y los azúcares de la comida interactúan con las bacterias que normalmente se encuentran en la boca.

La placa que queda en los dientes puede endurecerse debajo de la línea de la encía y transformarse en sarro, el cual acumula bacterias. El sarro dificulta la eliminación de la placa, crea una protección para las bacterias y causa irritación a lo largo de la línea de la encía. 

Cuanto más tiempo permanezcan la placa y el sarro en los dientes, mayor será la irritación de la parte de la encía que rodea la base de los dientes, lo que causa inflamación. Con el tiempo, las encías se hinchan y sangran con facilidad. También se pueden producir caries dentales. Si no se trata, la gingivitis puede transformarse en periodontitis.

La periodontitis, es la inflamación del tejido periodontal, siendo lo más frecuente en pérdidas de dientes, da comienzo, como explicamos, con una inflamación marginal o gingivitis, afectando después, al resto de estructuras y a toda la zona de soporte del diente.

Otra patología, es la hiperplasia gingival que causa un desarrollo anómalo en el tamaño de las encías.

About the author 

Ainara Loga

Mujer que convive con una alergia y una intolerancia desde los 21 años. Durante todo este tiempo he aprendido a adaptar mi dieta a esta restricción alimentaria y diferentes consejos de como cocinar y almacenar la comida. Uniendo mi misión de ayudar a las personas con esta vivencia... Cree Loga donde ayudo a las personas a adaptarse en su dia a dia a estas restricciones alimentarias.

You may also like

Las patologías gástricas

El estómago

El esófago y sus patologías

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked

{"email":"Email address invalid","url":"Website address invalid","required":"Required field missing"}

Subscribe to our newsletter now!